L
AS DROGAS Y LOS AMIGOS




Según un nuevo estudio psicológico, la presión ejercida por un amigo es el factor más importante
que contribuye ala adicción alas drogas en los jóvenes. Sin embargo, hay pocos consejeros que
están conscientes del papel de los compañeros en fomentar el abuso de las drogas. El estudio
recomienda que los programas del abuso de drogas ponen más énfasis en romper relaciones con
los amigos existentes y en desarrollar nuevas amistades que no toleran el abuso de las drogas.

De la misma forma, el estudio encontró que los esfuerzos en la prevención de la adicción deben
apuntarse más en presionar a los jóvenes a ser más selectivos en escoger las amistades íntimas,
prefiriendo aquellas que conceptúan como comportamiento inaceptable el abuso de drogas. Así
concluyeron los doctores E. R. Oetting y Fred Beauvais de la Universidad del Estado de Colorado
en Fort Collins, cuyo estudio fue publicado por la Asociación Psicológica Americana. Dicho estudio
envolvía unos 415 jóvenes del primer año hasta el cuarto año.

Según el estudio, los factores de relaciones familiares, creencias religiosas, la pobreza y los
prejuicios sólo preparan la escena y sólo tienen una influencia indirecta sobre la inclinación de los
jóvenes a usar drogas. Dichos doctores señalan que son las amistades íntimas las que forman la
actitud del joven, proveen la oportunidad de usar las drogas y ofrecen las ideas y creencias que
justifican el uso de drogas.

Ellos concluyen que si el programa de tratamiento o terapia no se enfoca en las amistades íntimas,
será muy limitado su provecho. Añaden que enviar a un joven a un programa lejos de casa no
resuelve nada, al contrario cuando el joven regresa a casa se asocia otra vez con sus viejas
amistades.

Dicho estudio no debe sorprendemos ya que Pablo dijo, "No erréis; las malas conversaciones
corrompen las buenas costumbres. Velad debidamente, y no pequéis; porque algunos no conocen
a Dios; para vergüenza vuestra lo digo." (1 Cor. 15:33-34). Salomón dijo, "La discreción te guardará;
te perseverá la inteligencia, para librarte del mal camino, de los hombres que hablan perversidades,
que dejan los caminos derechos, para andar por sendas tenebrosas; que se alegran haciendo el
mal, que se huelgan en las perversidades del vicio; cuyas veredas son torcidas y torcidos sus
caminos" (Proverbios 2:11-15). Acerca de las amistades mundanas, Pedro dijo: "A éstos les parece
cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan
(1 Ped. 4:4). Nuestro mejor amigo es Cristo, quien nos da todo lo que necesitamos para ser felices
y lograr lo que Dios pone en nuestros corazones. Con Cristo por pastor, no nos falta nada. Y como
seguidores de Cristo nos toca andar solos, sin' embargo, no estamos solos. Cristo está con
nosotros. Y tal vez, algún día descubriremos el cariño y el respeto que le tienen a un cristiano de
una moralidad vertical, aunque en el momento no lo admitan ... por miedo a lo que dirán sus
amistades íntimas.